Para nadie es un secreto que el acceso a los medios tradicionales de promoción de temas musicales como la radio, han dejado de estar al alcance de las mayorias. De la tolerable payola, se ha pasado al descarado cobro desorbitante por promover un tema.