El grupo norteño, Los Invasores de Nuevo León, se formó en el  año 1980. Originalmente, Los Invasores eran una simple banda norteña  que recibió la ayuda de la estrella mexicana Ramón Ayala y cuyo estilo no era definido. Hicieron su parte con  giras y actuando sin descanso. Su debut titulado “Amor A La Ligera”  apareció en 1985, seguido por “La Ley del Corrido” (1991) y “Va … Para  Ti Mi Amor” (1992). Con el trabajo “Ventanas al Viento” (1997), Los  Invasores se dieron a conocer internacionalmente y pronto fueron  cotizados ídolos en el mercado musical. 

Los Invasores de Nuevo León es una de esas agrupaciones norteñas  que, sin sorpresas ni mucha variación musical, en cada nueva producción  logran colocar al menos una o dos canciones entre las favoritas del  público.

Esa constancia de sus seguidores reafirman los 28 años de trayectoria y los 43 discos que ha grabado. El grupo,  pide a la gente que tengan  cuidado con los imitadores, ya que Invasores de Nuevo León sólo hay  uno, y hay grupos que se cuelgan de su fama. Ellos reiteran que  siempre hacen una fuerte promoción tanto en México como en los Estados  Unidos con el objetivo de divertir y entretener a la gente con  canciones que los hagan olvidarse por un momento de sus problemas.  Ellos saben que hay muchos géneros distintos, pero para Los Invasores de Nuevo León,  la música norteña sigue siendo la que mas prende a la raza y la que les  ha dado las más grandes satisfacciones

Los Invasores de Nuevo León, reconocidos como los pioneros de la  música norteña, han marcado dos etapas musicales importantes durante su  trayectoria. La primera con Lalo Mora (vocalista) que  acompañado por Ríos, como segunda voz, logró un estilo inconfundible  con canciones como Mi casa nueva, Nada contigo o Corrido de Monterrey.  Ellos lograron no sólo poner dichos temas entre los favoritos del  público sino que obtuvieron varios discos de oro por las altas ventas. La  segunda etapa, que marcó un cambio en su estilo musical con la balada  romántica y las cumbias norteñas, fue con la llegada de Rolando  Marroquí, quien desde entonces es vocalista del grupo. Aún  cuando desde sus inicios el grupo norteño interpretó temas románticos,  entre sus composiciones había más corridos, un género que no se incluyó  en su última producción.